ANNA RANK

el .

En esta galería presentamos algunas de las obras de la artista uruguaya Anna Rank. El texto siguiente se refiere a su proyecto “En memoria del árbol”.

 

En Memoria del Árbol es un proyecto que intenta concientizarnos sobre la necesidad de proteger y de apreciar nuestra naturaleza. Como artista, mi preocupación es muy profunda porque la naturaleza es una de nuestras fuentes de inspiración y de refugio espiritual. Al respecto recordemos una de las máximas de Paul Cézanne: "la alegría de las experiencias del artista consisten en poder comunicar a otras almas su entusiasmo ante la obra maestra de la naturaleza, cuyo secreto él cree poseer".

Antecedentes del proyecto:


Cuando regresé a Montevideo desde Nueva York en 1994, el gran cambio del entorno de la ciudad me hizo sentir muy sensible hacia al nuevo paisaje y me indujo a concentrar mi trabajo en el emblemático árbol llamado ombú. Este árbol nativo de la Argentina, Brasil y Uruguay, es el símbolo vivo de esta región. Comencé a retratar el árbol encontrando, a través de la observación, una simbiosis entre el cuerpo humano y la naturaleza. En ese momento tomé conciencia de cuán cerca estamos de convertirnos en una  "especie en peligro de extinción" junto con el ombú. Esta terrible realidad despertó en mí un deseo de participar en el proceso de educación para la preservación del medio ambiente del mundo. Nuestra tierra se está devastando. Debemos saber que en el mundo, la disminución de la flora nativa es de alrededor de 32 acres por minuto en los bosques tropicales y subtropicales.


 La plataforma de mi nuevo trabajo son las pinturas y los dibujos realizados durante estos últimos 7 años, algunos de los cuales fueron expuestos en muestras anteriores, tales como "Naturaleza Viva", "El Ombú", "Ombúes" y una muestra que viajó por varios países: "Retrato de un Árbol". Al mismo tiempo en que se llevaba adelante la exposición "Retrato de un Árbol", publiqué por Internet un libro llamado "Tributo al Ombú". En él presenté fragmentos de trabajos literarios de escritores de renombre que homenajearon al Ombú, tales como Pablo Neruda, Guillermo Hudson y Julio Verne, entre otros; ilustré cada fragmento  pinturas y dibujos del ombú.


 La exposición "Ombúes", en la fundación de Buquebus, Montevideo, Uruguay, fue exhibida como un contraste entre la vida y la muerte del árbol. Las pinturas de color fueron expuestas junto con una instalación en blanco y negro,  que incluía tres paneles que colgaban del techo (dibujos en carbonilla en papel japonés, 80 x 80"), y mis dos primeros relieves negros (27 1/2 x 27 1/2 x 4"). Al caminar entre estas representaciones en blanco y negro se sentía la devastación opuesta a los colores vivos de las pinturas.


 El Proyecto:


 El escultor francés Jean Dubuffet  ha dicho: “Las pinturas se convierten en relieves arquitectónicos; yo deseo darles dimensiones monumentales a estos trabajos sin limitaciones, los cuales son trabajos que se escapan de la superficie del papel que generalmente sirve como soporte".


 El proyecto “En Memoria del Árbol”,  nace del plano y también se va escapando de éste para incursionar en la tridimensionalidad donde se reconstruye la naturaleza perdida. Se trabaja en composiciones con colores vibrantes, opacos y espectrales, explorando diversos materiales.


La exposición mostrará un pasaje a través  de dibujos en blanco y negro (carbonillas sobre papel), pinturas (óleo sobre tela)  y relieves que  tienen una textura similar a una corteza quemada y asemejan a árboles quemados que recuerdan a áreas ennegrecidas en la selva desbastada.


Los dibujos, las pinturas y relieves podrán ser emplazados en dípticos y trípticos ya que son secciones del árbol y mantienen una continuidad entre ellos invitando a entrar entre sus enormes ramas.
La Instalación suspendida del techo y la pared. Ésta consta de módulos blancos traslúcidos tridimensionales, que estarán entrelazados evocando y en memoria de los árboles perdidos en las catástrofes ecológicas, incendios o tala indiscriminada.


Se desea que el espectador pueda crear un espacio mental donde él ya no esté delante de la imagen sino dentro de ella, integrado y enfrentado directamente la naturaleza y  su pérdida. El  objetivo es que el público se refleje en lo real y lo imaginario de una arboleda abstracta. (Anna Rank)